La Práctica Musical En Tiempos De Coronavirus

Back to All News

La Práctica Musical En Tiempos De Coronavirus

La situación de confinamiento por la que tuvimos que pasar durante los últimos meses del curso 2019-2020 despertó la atención de muchas personas que ante la ausencia del deseado abrazo o los dos besos con los que se acostumbraba muchas veces

Imagen
musica_3-cover

La situación de confinamiento por la que tuvimos que pasar durante los últimos meses del curso 2019-2020 despertó la atención de muchas personas que ante la ausencia del deseado abrazo o los dos besos con los que se acostumbraba muchas veces a saludar, descubrieron más profundamente un lenguaje capaz de transmitir sin duda alguna todas las emociones humanas. Así se cambió la gran escena por los ventanales, balcones y terrazas que fueron el escenario más común de muchas interpretaciones musicales. Recuerdo como una mis alumnas me contaba que sus vecinos le esperaban habitualmente para su concierto de cada día desde la ventana, aprovechando el esperado aplauso que se tributaba a los profesionales de la salud, auténticos héroes en tiempo de pandemia. Cada día una pieza musical diferente hasta agotar el repertorio y si tocaba repetir alguna, no pasaba nada, el aplauso estaba asegurado.

El poderoso sistema de signos que sirve para expresar emociones, entre sonidos, figuras, la clave y un pentagrama, dio la oportunidad a famosos artistas, aficionados, profesionales y algunos cuya identidad no había sido revelada hasta entonces, de seguir ilusionando a los habitantes de un lugar llamado mundo, a pesar de los pesares. Con sus interpretaciones a base de hacer vibrar cuerdas vocales, cuerdas frotadas, cuerdas pulsadas, cuerdas percutidas, sonidos de percusión y como no el viento, libre de la ya tan habitual mascarilla, fueron el bálsamo perfecto para el alma.

Y quién nos iba a decir que las nuevas tecnologías se iban a convertir junto a las redes sociales en nuestro mejor aliado durante esta batalla por devolver el optimismo y la ilusión en estos tiempos difíciles. Pero en eso consiste la magia de la música. ¿Quién ha sido su creador?, lo dejo para la reflexión de ustedes, pero como se diría coloquialmente, ¡menudo invento!. Seguimos adaptándonos a las nuevas circunstancias, pero la música ¡QUE NO PARE!