Voleibol

 El deporte del Voleibol reúne una serie de características que lo diferencian del resto de deportes. En un partido de Voleibol se suceden momentos de presión, de concentración, de defensa, de ataque, de trabajo en equipo y acciones individuales. Un partido no se acaba hasta jugar el último punto.

Por todo ello es importante mantener una buena comunicación con el compañero, no rendirse ante un marcador adverso ni perder la concentración en enfrentamientos con los adversarios ni con los árbitros.

El jugador de Voleibol se caracteriza por desarrollar las siguientes capacidades:

La capacidad de combinar movimientos les permite conectar habilidades motoras automatizadas, como la carrera y el salto o el salto y el golpeo.

La capacidad de orientación espacio temporal es la que permite modificar la posición y el movimiento del cuerpo en el espacio según las necesidades o circunstancias del juego.

La capacidad de equilibrio, que permite mantener el cuerpo en una postura equilibrada, indispensable para cualquier gesto técnico del voleibol. El equilibrio dinámico es muy importante en el bloqueo o en el remate.

La capacidad de reacción o velocidad de reacción permite adecuar rápidamente las reacciones a determinados estímulos, como ante un saque rival o ante un rebote.

La capacidad rítmica permite adaptarse a los ritmos diferentes durante la práctica del voleibol.

Comparte esta noticia: