CHINO

CHINO MANDARÍN

Los estudiantes de hoy empezarán a desarrollar su carrera profesional en la década del 2030. El mundo en el que tendrán que desenvolverse será muy distinto del que conocemos hoy, y las empresas chinas serán posiblemente las multinacionales que más gente contratarán en España y en casi todo el mundo. Hablar chino será una clara ventaja para sus hijos. Por razones obvias sabemos que éste será uno de los idiomas del futuro profesional en muchos campos y diversas actividades. Destaquemos, entre muchas otras razones, las siguientes:

Está considerada la lengua del futuro de los negocios. El avance de China como potencia mundial ha dejado patente a muchos adultos que esa nación marcará las directrices del futuro. Por eso, deciden que sus hijos deben saber chino para poder tener una vida de éxito y prometedora. De esta manera, conseguirán marcar diferencias en el complicado mercado laboral y tendrán más fácil lograr un empleo frente a otros candidatos.

Enriquecimiento cultural. Una de las culturas más interesantes es la china. Por eso, los niños que aprendan su lengua se enriquecerán personalmente y contarán con un bagaje histórico, social o etnográfico amplísimo.

Tolerancia. En un mundo globalizado como el que vivimos, donde todas las culturas estamos unidas indisolublemente, se hace necesario contar con valores como la tolerancia para mantener el respeto y la comprensión entre ellas. Al aprender chino los niños consiguen tener una mente más abierta que les beneficiará personal y profesionalmente hablando.

Básicamente podemos clasificar los caracteres de escritura en dos: los tradicionales y los simplificados. Estos últimos son los que se usan concretamente en China.

No menos importante es el hecho de que el idioma chino es tonal. Es decir, una misma palabra tiene varios significados en función del tono que se le dé al pronunciarla. Numerosos estudios demuestran que el estudio del chino potencia la memoria, el lenguaje y la capacidad matemática.

Cada año, los niños se presentan a los exámenes oficiales del instituto Confucio, para validar los resultados que van consiguiendo.

Comparte esta noticia: