Noticias

Reflexiones Sobre la Música y el Cerebro

Reflexiones Sobre la Música y el Cerebro

La música es una de las principales fuentes de placer y emoción de la vida. Además de ser utilizada con diferentes fines, el cerebro humano tiene que estar acompañado de una pieza de música para un mayor desarrollo. Influye en muchos aspectos biológicos y de comportamiento del ser humano. Quizás la influencia más llamativa sea la que ejerce en nuestro cerebro, que es plástico y susceptible de adaptación: el estudio y práctica de la música puede modificarlo para conseguir que sus dos hemisferios funcionen con más agilidad e integración. No sólo en funciones musicales, sino también en dominios como la memoria o las matemáticas. Muchas personas llegan a preguntarse si la educación musical cambia nuestro cerebro y la respuesta es que sí, para ello se han realizado varios experimentos donde se observa con detenimiento este órgano. Gracias a estas investigaciones comprobamos que la música estimula conexiones neuronales específicas situadas en el centro de razonamiento abstracto del cerebro, lo que hace a los individuos más inteligentes pero no solo eso sino que el cerebelo (zona del cerebro que contiene el 70 % de las neuronas) es un 50 % más grande en los músicos que en otras personas.  Por otro lado los adultos que han recibido enseñanza musical antes de los 12 años tienen mejor memoria oral porque tienen más desarrollado el lóbulo temporal izquierdo del cerebro.

Quienes escuchan música desde pequeños y de forma constante, tienen más habilidades de lenguaje y son más creativos. El oír música, ayuda a bajar los niveles de ansiedad, disminuir el dolor y son una fuente de optimismo necesaria cuando se tratan enfermos con Alzheimer, Parkinson y diferentes formas de autismo por lo que se interpreta que la música nos ayuda mucho en momentos de enfermedad. La música influye positivamente no sólo en el estado actual al momento de escucharla, sino que también en el desarrollo de las personas a largo plazo. Esto no es solo una simple apreciación, sino que se ha demostrado que quienes tienen algún tipo de educación musical, ya sea en la propia práctica de un instrumento o de otra forma, rinden mejor. Al nacer, todas las neuronas están ya establecidas, pero durante la infancia, los axones y dendritas de las neuronas crecen y desarrollan una enorme cantidad de conexiones sinápticas que dependen de los estímulos que reciben. La conexión del cerebro está expuesta a una constante reorganización llamada plasticidad neuronal. Así, neuronas de funciones fisiológicas similares se ordenan en columnas verticales, cada una de 10.000 neuronas recíprocamente conectadas. Estas columnas se interconectan formando una red que puede comprometer a ambos hemisferios. Las neuronas y columnas que con frecuencia se activan al mismo tiempo, fortalecen la fuerza sináptica y facilitan las transmisiones de información entre ellas (Hebb, 1949).

¡Es alucinante como la disciplina musical desarrolla tanto el cerebro humano, algo que nunca me hubiera imaginado!

 

 

 

 

Galeria fotos

Comparte esta noticia: